Perashat Beshalaj

(Éxodo 13:17 – 17:16)

Al salir Bené Israel de Egipto, Hashem los dirige en el desierto, protegidos por nubes protectoras de día y columnas de fuego por la noche, Hashem le predice a Moshé que Él va a endurecer el corazón del Faraón y los van a perseguir con la finalidad de demostrar Su poder en el mundo.

Él Faraón persigue a Bené Israel junto con un gran ejército, rodean a Bené Israel al borde del mar rojo, Moshé eleva su bastón sobre el mar y milagrosamente éste se parte permitiendo que Bené Israel pase sobre tierra firme.

Moshé junto con Bené Israel cantan y alaban a Hashem por el milagro que les hace, igualmente Miriam, la hermana mayor de Moshé, junto con todas las mujeres toman panderos y cantan alabando a Hashem.

Los egipcios los persiguen y al salir el último integrante de Bené Israel, Moshé pasa su mano sobre el mar y éste regresa a su posición original ahogando a todos los egipcios.

Al salir del mar rojo caminan tres días sin encontrar agua, al llegar a Mará encuentran agua, sin embargo, esta es amarga, el pueblo se queja con Moshé, éste avienta un madero al agua y milagrosamente las aguas se endulzan, y Hashem les ordena varios preceptos.

A un mes de salir de Egipto, el pueblo se queja con Moshé y Aharón que en Egipto tenían mejor comida que en el desierto, por lo que Hashem les manda para comer, codornices todas las tardes y pan celestial llamado Mán todas las mañanas.

Cada quien recolecta lo necesario para alimentar su casa y el viernes baja doble porción del cielo, ya que en Shabat no bajaba nada.

Moshé le pide a Aharón recolectar un poco de Mán y guardarlo junto al arca divina, como recuerdo de lo que comió el pueblo durante cuarenta años en el desieto.

Un tiempo después, Bené Israel se vuelve a quejar por la falta de agua, por orden de Hashem, Moshé agarra su bastón y golpea una roca, por lo que sale agua abasteciendo a todo el pueblo.

El pueblo de Amalek ataca al pueblo de Israel, Moshé pide Tefilá para que ganen y Yehoshua se pone al frente de la guerra junto con un ejército de Bené Israel, gana Israel, sin embrago Hashem ordena exterminar a todos los descendientes de Amalek durante todas las generaciones.