Perashat Pekudé

(Éxodo 38:21 – 40:38)

Al iniciar la última Perashá del segundo tomo de la Torá, Moshé contabiliza todas las contribuciones de Bené Israel y para lo que se destinó cada una de éstas, como también la realización de todas las prendas de los Cohanim, con la intención que todo el pueblo tenga conocimiento de todo lo que se hizo para la construcción del Mishkán.

Al terminar todo el trabajo, Moshé lo supervisa que todo sea de acuerdo como Hashem le ordenó, al ser esto positivo bendice al pueblo por todo su trabajo.

El Mishkán es inaugurado el primero de Nisán poniendo todos los utensilios en su lugar correspondiente y una nube desciende y envuelve el Mishkán, en señal que la Shejiná (Presencia Divina) se posa en éste, provocando que ni Moshé pueda entrar al Mishkán.

Durante la travesía en el desierto, al elevarse la nube del Mishkán insinuaba a Bené Israel que tenían que proseguir el viaje y al bajar la nube era señal que tenían que acampar, siendo reemplazada esta nube por una columna de fuego durante la noche.

 

Text Size

Emergencia

 JEBRA-2.jpg

Síguenos

 facebook  instagram 2016 icon  twitter.png  YouTube-icon-full_color.png

Instituciones

libeinu-portada

CHMS-portada