Perashat Vayakhel

(Éxodo 35:1 – 38:20)

Moshé le recuerda a Bené Israel sobre la importancia de cuidar Shabat, siendo que ni siquiera para la construcción del Mishkán se podía profanar.

Se recolecta todo lo necesario para el Mishkán, como: oro, plata, cobre, varios tipos de telas y pieles, maderas, aceite, fragancias y piedras preciosas, siendo éstas últimas donaciones de los príncipes de cada tribu.

Bajo la supervisión de Betsalel y Aholiab se realizan todas las obras para la construcción del Mishkán, como distintas cortinas para el techo y puerta del Mishkán y también las paredes de éste.

Se construye el Arón, el cual contiene las tablas de la ley y se cierra con un bloque de oro y dos Querubines encima de éste, los cuales tiene las alas extendidas, le sigue el Shulján, el cual es un tipo de mesa que se ponían doce panes (los cuales eran de Matsot) cada semana, y la Menorá (Candelabro), la cual tenía siete brazos y se prendía diario.

Construyen el Mizbeaj (altar) de oro, el cual era diseñado para ofrendar el incienso, el Mizbeaj hajitsón (Altar que se encontraba en el exterior) el cual era de cobre y el Kiyor, el cual era un lavabo de cobre con el que los Cohanim se lavaban las manos en el Mishkán.