Perashat Matot

(Números 30:2 – 32:42)

Comienza la Perashá con las leyes de las promesas y juramentos, como de la manera en la cual el padre de una niña y el esposo pueden anularlos.

Hashem le encomiendas a Moshé el guerrear contra Midián, en la cual Pinejas se encuentra al mando junto con doce mil soldados, siendo mil soldados por cada tribu, finalmente derrotan y matan a los cinco reyes de Midián y al famoso brujo Bilam.

Cuentan y reparten el botín de guerra entre los que participaron en esta, como entre el pueblo, siendo también una parte para los Leviim y otra para el Mishkán (tabernáculo).

Las tribus de Gad y Reubén, al tener grandes rebaños de ganado, prefieren habitar al oriente del rio Yardén (Jordán) en vez de entrar a la tierra prometida, ya que estas eran buenas para el pastoreo, a lo que le exponen su petición a Moshé, éste les contesta que no pueden abandonar a sus hermanos en momentos de guerra, sino que tienen que entrar a la tierra y guerrear con todos.

Estas dos tribus aceptan entrar a guerrear junto con todo el pueblo pero le piden a Moshé el quedarse donde se encontraban, Moshé acepta con la condición ocuparán esas tierras solamente después de cruzar con todo el pueblo el río y ayudar en la conquista de la tierra prometida, a lo que aceptan las tribus de Gad y Reubén sumándose la mitad de la tribu de Menashé.