Conmemoraciones anuales del Holocausto
Mtra. Adela Smeke Mizrahi

Durante el mes de abril se lleva a cabo Yom Hashoa, el Día de Conmemoración de los Mártires y Héroes del Holocausto. Podría parecer un evento repetitivo, ya que apenas hace unos meses, el 27 de enero para ser más precisos, se llevó a cabo una remembranza similar la cual también busca recordar a las víctimas del
Holocausto.

Sin embargo, a pesar de que existen dos fechas diferentes que hacen referencia al mismo evento histórico, ambos distan en sus objetivos. El presente artículo tiene como objetivo explicar y clarificar la diferencia entre ambas fechas. La fecha del 27 de enero, nombrada oficialmente “Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto” fue designada en 2005 por las Naciones Unidas con el objetivo de educar a la población mundial y de combatir a los negadores del Holocausto que constantemente cuestionan la veracidad de los acontecimientos a pesar de todas las evidencias que hay.

La ONU definió esa fecha para esta conmemoración ya que ese día en 1945 fue la liberación del campo de exterminio de Auschwitz por el ejército ruso. Es
importante enfatizar que esa fecha simbólicamente define la inminente derrota del ejército alemán y la ideología nazi.

En la actualidad, el 27 de enero es una fecha muy importante en la agenda política, ya que se organizan a nivel nacional, regional e internacional diversas ceremonias en donde se hace un llamado a los líderes políticos a educar a la
población en temas de inclusión y respeto. En México también se organizan múltiples eventos (incluyendo uno en el Senado de la República), a los que líderes políticos asisten y en donde se sensibilizan ante el terrible acontecimiento.

Por otro lado, esta otra conmemoración es llamada “Yom HaZikaron LaShoa Ve LaGvura”, o traducido del hebreo como “Día de Conmemoración de los Mártires y Héroes del Holocausto” (o “Yom Hashoa”). Esto sucede cada año en la fecha del calendario hebreo, 27 de Nisan. Esta fecha fue designada por el parlamento israelí en 1959 y tiene como objetivo que el Estado de Israel y las comunidades judías de todo el mundo puedan recordar, honrar y conmemorar a las víctimas que murieron en el Holocausto. Debido a que la fecha designada es en el calendario hebreo, la fecha puede variar en el calendario gregoriano.

Se eligió ese día para conmemoración, ya que coincide con el levantamiento del gueto de Varsovia, en el que prisioneros del gueto decidieron revelarse valientemente en contra del régimen nazi e iniciar un enfrentamiento armado. Los jóvenes que organizaron la revuelta sabían que tenían nulas probabilidades de ganarle al ejército alemán: sin embargo, lograron resistir el ataque más tiempo que muchos países europeos conquistados por el ejército alemán.

Es importante resaltar que el Estado de Israel definió esa fecha para la conmemoración ya que en la narrativa judía es importante recordar a las víctimas
desde la perspectiva de los héroes y mártires que resistieron valientemente ante las adversidades inhumanas. En ese día las comunidades judías de todo el mundo realizan actos solemnes en los que se buscan recordar a las víctimas desde la perspectiva de honrar a todos aquellos que tuvieron que sufrir bajo el yugo nazi. En México los colegios de la red escolar de la Comunidad Judía organizan actos conmemorativos para los
alumnos, y por su parte las instituciones comunitarias también organizan un evento central en el que todas las organizaciones y comunidades son parte. (La Fundación “Instrumentos de la Esperanza”, de la cual soy parte, se suma a ambas fechas para conmemorar a las víctimas del Holocausto para recordarlos, honrarlos
y aprender de ellos.)

Sin duda la memoria es un ejercicio de todos los días. Pero la memoria sin la reflexión es inútil. Y la reflexión sin la acción es superflua. Como humanidad
estamos forzados a recordar y aprender sobre aquello que sin duda, hubiéramos preferido que nunca hubiera pasado.